AJEDREZ  Y LITERATURA (3ªPARTE)

Por:  Germán Bielefeldt V.

      Continuando con los artículos iniciados meses antes, quiero comentar otros títulos, en donde el ajedrez constituye parte importante de la trama principal. Ha medida que pasa el tiempo, me voy haciendo de nuevos títulos y es así como puedo realizar innovadores comentarios. Como siempre, lo que está en cursiva y comillas, es la contratapa.

9)    LA DEFENSA

Vladimir Nabokov.    Editorial Anagrama S.A. 1999,  254 páginas.

     “El descubrimiento del ajedrez supone para el gran maestro Luzhin, protagonista de esta novela, la revelación de un orden de impecable armonía donde encontrar refugio contra las tribulaciones de su desdichada adolescencia.  A partir de ese momento da comienzo su brillante carrera como campeón en ese juego, que pronto se convierte en una obsesión que absorbe su vida por completo. Luzhin comprende, demasiado tarde, que tal obsesión amenaza con destruirlo y que el instrumento escogido como defensa contra el desorden y los agravios del mundo es también un arma que finalmente se vuelve contra él mismo, hallándolo en la más patética indefensión.”

      Se trata de un clásico de la literatura mundial que data de 1930, la cual hace poco fue llevada al cine.  Todo bibliófilo y amante del ajedrez debe leer esta obra.  Por momentos se hace un poco tediosa, lenta pero nos narra las consecuencias de pensar que el ajedrez es más que un simple juego.  Novela difícil de encontrar en Chile, pero ojo, se puede, al menos yo la pude comprar en Santiago en la librería José Miguel Carrera.

10)   AJEDREZ

        Rubén Gallego.   Editorial Alfaguara 2005, 392 páginas.

      “El juego de la supervivencia se convierte en algo serio para Rubén y Misha, dos amigos que conviven en un orfanato.  Ambos están enfermos y su futuro no es nada prometedor; saben que sólo les espera un sitio peor: el manicomio, la cárcel o el asilo de ancianos.

      Sin embargo, unen sus fuerzas, la inteligencia de Misha y la mínima movilidad de Rubén, para plantar cara a su destino: una muerte indigna y dolorosa.  Su vida será una larga partida de ajedrez en la que seguir vivo puede dejar de ser un fin en sí mismo y convertirse en el camino más corto para abandonar este mundo como un ser humano.

     Sin perder la sonrisa, Rubén Gallego novela su propia experiencia desde el lado de los supervivientes, y lo hace con una voz auténtica y sorprendente. La sutil ironía, la ternura y la brutalidad se unen en un libro capaz de provocar las más opuestas emociones.”

      Gracias a un intercambio pude incorporar esta novela a mi colección, aún no llega a Chile.  Cada capítulo es una jugada maestra en la lucha por vivir un nuevo día.  Hay pasajes de mucho ajedrez, pero ojo, no es lo fuerte del libro.  Un trabajo reflexivo que invita a pensar.  Tal vez un poco aburrido en algunos pasajes, con representaciones teatrales supra reales.

11)   LA VARIANTE LÜNEBURG

        Paolo Mauresing.    Editorial Tusquets 1995,  210 páginas.

        “Todo comienza con la muerte de un refinado industrial, un tal Frisch, en los jardines de su mansión, en un espacio en forma de ajedrez, tras intentar durante la noche, en su mesa de trabajo, una última partida. ¿Es un accidente? ¿Un suicidio? ¿Un homicidio? ¿La ejecución de una sentencia?, y ¿por qué delito? La respuesta exacta la encontrará el lector en un movimiento de ajedrez, en esa misteriosa variante Lünenburg. Mediante un simple gesto, pues, el lector se verá proyectado en un laberinto de espejos y recuerdos que, al igual que en una encarnizada partida de ajedrez, sólo encontrará la salida jugando el juego hasta el final. Remontando en el tiempo, movimiento tras movimiento, encontrará a dos maestros ajedrecistas, opuestos en todo y animados por un odio inagotable, que atraviesan los años y los cataclismos políticos pensando tan sólo en afilar las propias armas para vencer al otro.  Que uno de ellos sea judío y el otro un ex oficial nazi no es sino uno de los axiomas del teorema.”  

     Finalmente pude leer esta novela de la cual ya había hablado antes. Muy ajedrecística en largos pasajes y en otros se queda, tal vez rellenado, con pasajes de la segunda guerra y los campos de exterminio nazi. No obstante, el final, es muy decidor y el lector debe estar atento para descubrir el verdadero nexo de los personajes. Novela muy recomendable y que se puede adquirir en la Feria Chilena del Libro.

5)    12)     JAQUE A LA RAZON

6)              Germán Bielefeldt:     Edición independiente 2005. 155 páginas.

      “La vida se convierte en un tablero de ajedrez, donde los hombres son figuras que se capturan en un país que comienza a despedazarse, siendo la irracionalidad, la gran triunfadora.

            Los personajes de esta novela, serán doblegados por las circunstancias y, en una atmósfera enrarecida, serán arrastrados en las turbulencias de un tiempo que marcó a generaciones.

            Es una pluma ágil la de Germán Bielefeldt, con necesarias dosis de ironía. La lluvia y el tibio sol de una primavera tenebrosa,  construyen un escenario donde se juega una partida, que puede ser la excusa o bien un acto de inocencia frente al desmoronamiento de una sociedad que sé autodestruye.

            Cada hombre y mujer de esta historia, son consecuentes con sus ideales y valores, asumiendo su posición en el complejo engranaje de la realidad.  Algunos se descubren, otros se reafirman. Desde distintas trincheras, todos están entrelazados, a cada uno le corresponderá ir lentamente cortando los nudos.

            La descripción de lugares y elementos propios de una época lejana, sirven para adentrarnos en un periodo de nuestra historia que suele provocar reacciones diversas, pero difícilmente, indiferencia.

            Germán conjuga su pasión de ajedrecista con una escritura que busca profundizar en las acciones de los hombres, sus motivaciones, y como suelen estas, convertirse en un verdadero “Jaque a la Razón.”

          No soy el indicado para hablar de mi propia novela pero sólo les puedo decir que no pierdan oportunidad de leer esta obra, intrínsecamente ajedrecística, pero aleccionadora  y un final conmovedor y comprometido.

        En caso que los lectores sepan de algún título que no se haya nombrado, agradeceré hacerlo saber a la dirección germanico39@hotmail.com  indicando su autor y año.   

“Chessman”

Osorno, noviembre de 2005.