AJEDREZ Y LITERATURA (7º parte)

Por: Germán Bielefeldt V.

 

    En esta séptima entrega, daremos referencias de dos nuevas obras relacionadas con el aporte del ajedrez a la literatura. Debemos recordar que no se tratan de libros técnicos de ajedrez, sino de obras que se enmarcan en la novela o narrativa.

22) CÓMO LA VIDA IMITA AL AJEDREZ

Garry Kasparov: Editorial Debate, 2007,  349 páginas

        “La vida se parece a una partida de ajedrez y en este libro, Garry Kasparov, un maestro del tablero, explica cómo las soluciones a los problemas cotidianos requieren de las mismas artes y técnicas (conocimiento, preparación, estrategia, cálculo de las variantes, etc.) que el juego de las 64 casillas

         En el ajedrez, como en la realidad, es necesario analizar, descartar, organizar el pensamiento, comprender las acciones que pueden ocurrir, tener soluciones preparadas, saber concluir y estudiar todas las variantes posibles, ser capaz de hacer de hacer de la necesidad virtud y entender las facultades del adversario para darles la vuelta en beneficio propio. Para ello es imprescindible contar con una férrea autodisciplina, intuición y lógica que nos faciliten el  acercamiento a los problemas comunes. Igual que en la vida diaria, el conocimiento de la situación nos ayuda a vivir y a afrontarlos retos con la esperanza de éxito.

      Escrito desde el sentido común y la profunda inteligencia estratégica desarrollada en su larga y brillante carrera, este libro muestra la manera de avanzar paso a paso hacia el objetivo final; también cómo convertir una derrota en una futura victoria, cómo dar la vuelta a una situación comprometida y cómo prepararse para los grandes desafíos, siempre partiendo de situaciones reales de la dilatada experiencia de Kasparov y extrayendo las lecciones más pertinentes.”   

      La contraportada del libro nos indica que estamos ante la presencia de una obra de autoayuda. Sin embargo, su contenido no es tan así. Kasparov toma su experiencia y nos cuenta de ella, dentro del ámbito del ajedrez. Sin duda, este libro está dirigido a ajedrecistas más que a otro tipo de público. Hay partes demasiado técnicas lo cual dificulta la lectura de la persona que no sabe de ajedrez. En lo personal, hubo pasajes que me aburrieron un poco. De nuevo Kasparov habla de sí  mismo, como en textos anteriores. Hay partes bien logradas que invitan a buscar y revisar las partidas a las cuales él se refiere, en algo que seguramente un no aficionado, no lo haría,

     En resumen, un texto un tanto marquetero, pero siempre interesante para el aficionado y que por supuesto el fanático debe tener en sus estantes. Los interesados pueden adquirirla en cualquier librería de las llamadas grandes, de hecho, yo la compre en mi ciudad, Osorno. 

 

  23) DEUDA SALDADA

    Germán Bielefeldt: Autoedición, 2007,  244 páginas.

     Martin Keller, exiliado chileno tras el golpe militar de 1973, regresa a su país apenas recuperada la democracia. El viaje que se suponía sería por corto tiempo,  reabre las heridas que él consideraba cerradas y debe permanecer en Chile impulsado por una poderosa razón.

 

     Un millonario botín, producto del atraco a un camión de valores, por parte de un grupo extremista, desaparece misteriosamente sin ser encontrado. El cabecilla del mismo guarda el secreto y decide revelarlo una vez que se entera que está desahuciado. El destino y el pasado hacen que Keller sea el encargado de buscarlo.

 

La pluma de Germán Bielefeldt vuelve a poner en el tapete el tema de los derechos humanos en Chile y plantea la relación entre exiliados y los que se quedaron para combatir al gobierno de facto. ¿Quién ganó o perdió en esa dicotomía?  

 

    Con su estilo profundamente urbano y lenguaje conversacional, el escritor osornino construye una historia apasionante, que nos lleva a ciudades como; Santiago, Osorno, Mendoza y Buenos Aires. La intriga, el amor, la amistad, el drama social y una serie de encuentros y desencuentros se hacen presentes en esta Deuda Saldada, una trama dinámica y divertida, pero a la vez, aleccionadora  y que se asemeja al clásico género de la novela negra.”    

     Siguiendo mi costumbre, no hablaré de mi propio libro, sino que daré a conocer las opiniones de otros respecto a el.

    “De esta segunda novela del osornino Germán Bielefeldt me quedan buenas impresiones y algunas dudas:

     El volumen relata en "ficción-real", sucesos inherentes a la historia política del país, de las décadas entre los setenta y noventa. El autor posee una cualidad narrativa excepcional: cautiva, hace entretenida la lectura, fresca, placentera, viva, escribe en lenguaje coloquial. La amenidad no es fácil para muchos escritores..Otro acierto: La trama del "botín", una jugada inteligente: Aquello del tablero en el Club de Serrano: brillante, de intriga y suspenso; sorprende y vuelve a coger desprevenido. (Al nombrar esa tabla por vez primera resulta la fascinación simbólica. Luego... el lector debe solucionar el puzzle). Lo débil del libro: Las ambigüedades: No despeja si los revolucionarios eran del FPMR, del MIR o del MAPU, pues fueron entidades diversas. Denominar "comunistas" a esos movimientos es peyorativo y denota una cierta flojedad de conceptos políticos. Como así mismo: si consecuentes como tales, e iban a legar "A los pobres el dinero" y a ratos conversan los protagonistas de "repartirse el tesoro"... Dicho con seriedad ambas. Esos yerros juegan en contra del desarrollo. De allí, revise el discurso narrativo y los diálogos. Todo libro es una unidad cerrada congruente de principio a fin. Donan a la Teletón, aunque un revolucionario esperaría, no la caridad, sino justicia social. Demasiado políticamente correcto. La conclusión: siendo una novela de aventuras del género policiaco, aporta dentro del ámbito, no obstante carecer de reflexiones profundas. Y además, quien no entiende de ajedrez -a pesar de las explicaciones; en una novela no van- capta el sentido de la "Deuda Saldada". Daniela, la periodista argentina risible, típica "chanta", quien por una aparición mediática burla el amor que sentía o fingió...Las peripecias del retornado "Keller", paradoja del relato y el motivo se justifican. En síntesis, a seguir avanzando, porque Bielefeldt ha dado un paso inmenso. De todas maneras, este libro supera a sus anteriores, manteniendo el interés, su capacidad de atrapar y seducir y la tensión urdidora hasta el final, con mayor o menor concentración. Esas condiciones son notables y muy difíciles de obtener. Realizar sagas trae dos aristas: el lector está obligado a leer cada entrega para "explicarse"; o el nuevo libro fuera un capítulo independiente de los antepuestos.”

(Mauricio Otero)

 

    “Genial la novela. Todo se desarrolla dentro de una lógica ‘ajedrecística’, que además de entretenida, es brillante.

    Los diálogos, la descripción de escenas y lugares, son tan reales que parece que uno está inmerso en cada uno de ellos.”

(Juan Quiroz)

     “La periodista, poeta y narradora Elizabeth Acuña Anfosi, dando realce al evento como presentadora del libro, entusiasmando e incentivando al público con una especie de “prologo” oral exquisito y de primera, resaltando las cualidades de “Deuda Saldada” y las virtudes de Germán como autor.

     Hoy después de una semana de este excelente evento, después de haber leído, palpar su contenido y deleitarme, puedo decir que Elizabeth, no se quedó corta ni exagero sobre el contenido de la novela.

      Por último quiero opinar que “Deuda Saldada” me gustó más que “Las Historia de Chessman” y “Jaque a la Razón”, aunque estos dos últimos libros me entretuvieron, el estilo usado en “Deuda Saldada” me atrapó. El autor entra en un conflicto político (excesos de todo tipo) del año 1973, sin hacer política, usando el tino y el tacto, dándole a la historia misterio policiaco que induce al lector a seguir con la lectura sin detenerse, transformándose en una especie de “banquete literario inevitable”

       Es entretenido, léanlo, no dejen de hacerlo.”

(Nelsa Henríquez)

    No, olviden, cualquier texto que diga relación con ajedrez y literatura, pueden “denunciarlo” al correo germanico39@hotmail.com

Chessman

Osorno, diciembre de 2008.-